La Guerra Civil de Julio César

En la historia de la República de Roma existieron cuatro grandes conflictos llamados Guerras Civiles. La Primera Guerra Civil de la República de Roma sucedió entre los años 88 a. C. y el 81 a. C. cuando los dos grandes líderes se enfrentaron por el poder. Por un lado Sila apoyando a los Optimates y Mario en representación de los intereses populares de la ciudad Estado. Los enfrentamientos concluyeron con la derrota de Mario y el ascenso de Sila como Dictador y su reforma a la constitución de la República que otorgaba mayor poder al Senado.

Cayo Julio César
Imagen: Cayo Julio César

La Segunda Guerra Civil

Surge el triunvirato de Julio César, Pompeyo y Craso. Pero termina con la muerte de Craso en batalla y un conflicto entre Pompeyo, César y el Senado se iban ahondando, pues lo que se quería era evitar que Julio César se proclamara procónsul, mientras que este deseaba conseguir que el consulado y el proconsulado se volvieran uno, así otorgando mayor poder al César. Pero el tribuno del pueblo logró que no se le destituya del cargo. Sin embargo, tras largos enfrentamientos políticos, el Senado desarma al tribuno y se le entrega a Pompeyo la tarea de salvar a la república en el frente, así encargándole las legiones italianas y lo envían a las Galias para cumplir su misión.

La segunda guerra civil de Roma empezó con la toma de la ciudad más próxima a la frontera de Italia en el río Rubicón con las Galias Cisalpinas, persiguiendo a Pompeyo para poder reparar su alianza. Julio César avanzó por Italia mientras que los refugiados de la guerra llegaban a Roma y Pompeyo empezaba a perder credibilidad, así que ordena la evacuación del Senado y se refugia en las Galias. Mientras César demostraba que no quería luchar contra el Senado, sino contra los optimates que estaban en contra de él y así lograr la libertad del partido popular y del pueblo de Roma.

César luego de la evacuación comienza una campaña para perseguir al Senado, y se mueve por todo el territorio Italiano derrotando a sus enemigos y adhiriendo las ciudades por las que pasaba durante su conquista en las Galias. Al llegar a Hispania logra también que se rindan a él, la Hispania Citerior luego de la batalla de Ilerda, como la Hispania Ulterior tras negociaciones pacíficas.

A partir de estas conquistas, César se nombrado Dictador de Roma. Se dirige a Dirraquio para batallar contra Pompeyo y es derrotado por este, pero logra huir para reorganizarse y negociar una nueva batalla. La gran Batalla de Farsalia donde César obtuvo una espléndida pero brutal victoria. Pompeyo huye a Egipto y allí es asesinado por Ptolomeo, quien así suponía evitar una guerra con Roma y Julio César. En Alejandría, se decide aliar a Egipto con Roma tras una visita de Julio César, quien posiciona a Cleopatra en el trono.

De regreso en Roma, las noticias del fortalecimiento de los partidarios de Pompeyo en África hacen que Julio César se dirija hacia allá para enfrentarse en Tapso al ejército del Rey Yuba de Numiria, ciudad que sería adherida a Roma tras la derrota. Finalmente, los últimos rezagos de apoyo a Pompeyo se encontraban de vuelta en Hispania, donde estaban los hijos de este, que son mermados por Julio César en Munda, lo cual llevaría a obtener el control absoluto de Roma y sus provincias.

La Tercera Guerra Civil

Luego del asesinato de Julio César en el año 44 a. C. sucede una inestabilidad política en Roma que provocaría el enfrentamiento de los Cesaristas, comandados por César Augusto u Octavio, Marco Antonio y Lépido, formando el segundo triunvirato de la República, contra quienes fueron los conspiradores del asesinato Bruto y Casio. Apenas el año siguiente a la muerte del César.

Tras la ejecución, los conspiradores son obligados a huir al Asia y controlaron algunas provincias. Así que César Augusto y Marco Antonio, parten hacia allí con cerca de 18 legiones, y dejan a Lépido a cargo de Roma momentáneamente y vencen a Bruto y Casio, en una batalla librada en diferentes puntos del Asia, pero principalmente en Filipos.

La Cuarta Guerra Civil

El último conflicto de la República Romana se efectuó durante los años 32 a. C. hasta el 30 a. C. cuando, luego de vencer a los conspiradores y magnicidas de Julio César, Marco Antonio y César Augusto empezaron a tener conflictos entre ellos, pero son acalladas por la firma de la paz en Brindisi. Sin embargo, sus relaciones siguen empeorando hasta la disolución del triunvirato en el año 33 a. C. que enfrenta a estos dos rivales en Grecia el 31 a. C. dando inicio a lo que sería el conflicto.

La victoria se la lleva César Augusto en Accio, y Marco Antonio huye Alejandría con Cleopatra, donde luego es atacado y vencido nuevamente, así que decide suicidarse y con su muerte, César Augusto es proclamado Emperador pues la dictadura fue abolida por el mismo Antonio y la Roma aristocrática sería un retroceso en el avance de la ciudad.